A lo largo de su existencia, bitcoin (BTC) se ha mantenido como el rey de las criptomonedas debido a su gran potencial comercial. Es la primera criptomoneda de todos los tiempos y al día de hoy su creador sigue siendo un misterio para todos. Desafortunadamente, esto ha afectado negativamente la popularidad de otras criptomonedas en el mercado. El hecho de que BTC continúa rompiendo su máximo histórico tampoco favorece esta situación. 

Sin embargo, una criptomoneda en particular parece estar saliendo rápidamente de entre las sombras. Analicemos a fondo el Ethereum (ETH), la segunda criptomoneda más importante, con una capitalización de mercado de más de 138,000 millones de USD al momento de escribir este artículo. 

Procedencia del ETH

Antes de analizar el funcionamiento de ETH, hablemos primero de cómo fue creado. La idea surgió en la mente de Vitalik Buterin, un joven de 19 años ruso-canadiense, aficionado a la informática. La tecnología blockchain le intrigó por primera vez cuando se involucró en Bitcoin como programador; incluso fue cofundador de Bitcoin Magazine. Fue entonces, cuando Buterin comenzó a imaginar una plataforma que fuera más allá de los casos de uso financiero permitidos por Bitcoin. Entonces publicó un informe técnico en el 2013, en el que describía lo que finalmente se convertiría en ETH y en la blockchain de Ethereum

En 2014, Buterin y los demás cofundadores de ETH lanzaron una campaña de recaudación de fondos en la que vendían ether (tokens de Ethereum) para poder poner en marcha su visión. Acabaron recaudando más de 18 millones de dólares y el primer lanzamiento en directo se produjo al año siguiente. Desde entonces, cientos de desarrolladores se han unido al proyecto y la plataforma ha crecido hasta convertirse en la segunda moneda más importante del mercado. 

¿Qué es Ethereum?

Es una plataforma de software de código abierto, descentralizada y basada en blockchain. Es esencialmente una plataforma que permite el uso de contratos inteligentes y aplicaciones distribuidas (DApps), eliminando el inconveniente del tiempo de inactividad, el fraude o la interferencia de terceros. 

Los contratos inteligentes son contratos autoejecutables, esto significa que el acuerdo del comprador y el vendedor se escribe directamente en líneas de código. Esta es una de las características más populares de ETH, que ha llevado a mucha gente a creer en la longevidad de esta plataforma. Básicamente, los contratos inteligentes permiten a las personas intercambiar dinero, acciones, propiedades o prácticamente cualquier cosa sin necesidad de recurrir a un abogado, un notario o un intermediario. 

Esto podría reducir drásticamente los costes de terceros. Digamos que quieres comprar una acción utilizando la plataforma. Lo que hace que ETH sea tan bueno, es que automatiza totalmente el proceso. Si no cumples tu parte del trato, la transacción no se completa y lo mismo ocurre por parte del vendedor. Básicamente, si una parte intenta engañar a la otra, Ethereum cancelará la transacción. Este es el principal caso de uso de Ethereum y es lo que le hace destacar frente a otras criptomonedas.

Las aplicaciones descentralizadas (DApps), por su parte, son aplicaciones digitales que se ejecutan en una blockchain o en una red P2P, en lugar de una sola computadora de autoservicio. Además, al ser descentralizadas, no hay una sola autoridad que controle la red. Incluso, Ethereum proporciona a los desarrolladores un amplio conjunto de herramientas para construir estas DApps. 

Por ejemplo, un desarrollador puede hacer una aplicación similar a Twitter utilizando la plataforma ETH y hacerla pública para que cualquier usuario pueda publicar mensajes. Como resultado de su naturaleza descentralizada, la gente podrá publicar lo que quiera y nadie, incluyendo los creadores de la aplicación, podrá borrar esas publicaciones. 

Ethereum vs. Bitcoin

Ethereum vs. Bitcoin

Con todo esto dicho, seguro te preguntarás cuál es la diferencia entre ETH y BTC. Si ambas son criptomonedas que abren el camino a transacciones más rentables, ¿cuáles son las principales diferencias entre ellas? 

Bitcoin (BTC) Ethereum (ETH)
Bitcoin comercia principalmente con criptomonedas. Ethereum ofrece muchos métodos de intercambio, incluyendo criptomonedas y contratos inteligentes.
Bitcoin utiliza el protocolo de seguridad Prueba de Trabajo o Proof of Work (PoW), un sistema que requiere que todos sus mineros verifiquen un bloque utilizando computadoras de alta potencia. Ethereum utiliza el protocolo de seguridad denominado Prueba de participación o Proof of Stake (PoS), que hace que el sistema de consenso sea completamente virtual. En lugar de mineros, PoS utiliza validadores que bloquean su Ether en el sistema como participación. A partir de ahí, los validadores apuestan por los bloques que creen que deberían agregarse a la blockchain. 
El tiempo medio por bloque de Bitcoin es de unos 10 minutos.  El tiempo medio por bloque de Ethereum es de 12 segundos, lo que hace que las transacciones sean mucho más rápidas. 
Cuando los mineros de BTC verifican los bloques, es cuando reciben sus recompensas.  La plataforma de Ethereum no ofrece recompensas por bloque. En cambio, los mineros son recompensados con comisiones por transacción. 
La mayor parte del suministro limitado de BTC (21 millones) ya se ha minado.  No hay límite en el suministro de Ethereum. En lugar de tener un límite máximo, el suministro de ETH aumenta cada año. 
Bitcoin solo permite transacciones públicas, es decir, a prueba de censura o sin permiso. Ethereum permite transacciones con y sin permiso. 

El futuro de ETH

En los últimos años, Ethereum ha aumentado su seguridad, convirtiéndose en un medio de transacción mucho más seguro. Uno de los mejores aspectos de ETH es que no está tan monopolizado como el BTC. Esto significa que cuando la plataforma se enfrenta a problemas de seguridad o escalabilidad, la comunidad puede estar más abierta a las reformas. 

Es evidente, por la forma en que está construida la plataforma, que los desarrolladores no están en ella solo para ganar dinero rápido. En cambio, mucha gente parece estar en ello a largo plazo, lo que abre más espacio para oportunidades de crecimiento en el futuro. 

A estas alturas, es difícil saber hacia donde se dirige, pero una cosa es segura, estamos dispuestos a disfrutar de esta aventura. En estos momentos, el precio de ethereum se mantiene estable por debajo de los 1,100 USD. Pero quién sabe, tal vez sea ETH la criptomoneda que brille en el futuro.