Si alguien te preguntara por tu seguridad financiera en este momento, ¿cuál sería tu respuesta? ¿Eres lo suficientemente estable como para no darte cuenta de que ya es día de pago o siempre estás contando los días para cobrar? Sea cual sea tu respuesta, una cosa es segura: cada uno de nosotros espera lograr la libertad financiera algún día.

Levantarnos en paz cada mañana y no preocuparnos en lo absoluto por el dinero es uno de los mayores sueños que tenemos la mayoría, si no todos. Pero, ¿cómo puedes convertir este sueño en una realidad? ¿Qué hábitos estás desarrollando hoy para lograr la seguridad financiera en el mañana?

Si estás buscando respuestas a esas preguntas, sigue estos pasos prácticos sobre cómo lograr la libertad financiera. ¡Empecemos!

1. Crea una lista con tus metas de vida

Tu lista debe incluir tanto metas a corto como a largo plazo. Esta puede incluir planes tan sencillos como reemplazar tu computadora actual en unos cuatro o cinco años, o tan importantes como decidir dónde comprar una casa, encontrar un trabajo o qué auto comprar. Anotar las cosas que quieres lograr o experimentar en la vida puede ayudarte a dirigir tu energía hacia ellas.

Hacerte preguntas también puede ayudarte a pensar en las principales prioridades de tu vida y a distinguir los deseos de las necesidades. ¿Deberías aumentar tus ahorros o quizás cancelar las clases del gimnasio e intentar hacer ejercicio en casa? Mientras más específica sea tu lista, mejor. Esto también te dará una idea de lo que realmente tienes que hacer para lograr cada una de las metas que te propongas. 

2. Establece el ahorro automático

Hoy en día, la mayoría de los bancos te permiten apartar automáticamente una parte de tus ingresos mensuales en una cuenta de ahorro separada. Estos pueden ser ahorros para tu futuro negocio, necesidades familiares, la casa o el auto de tus sueños, tu próximo viaje, tu objetivo de estar en forma, tus estudios o cualquier otra meta personal. 

Incluso puedes establecer la cantidad que estás dispuesto a ahorrar, la frecuencia con la que quieres hacerlo (semanal, mensual o trimestral) y el momento en el que quieres que se cumpla el objetivo. ¡Súper conveniente!

Esta opción no solo te ayuda a ahorrar dinero para ti mismo, sino que también evita las posibles excusas que puedas tener a la hora de apartar una cantidad de dinero adicional para cosas más esenciales que puedas necesitar en el futuro.

Consulta el sitio web o la aplicación móvil de tu banco para ver si ofrecen una función de ahorro automático. Infórmate de cómo funciona o habla con un representante del banco para ver cómo esta puede realmente ayudarte. Esto puede sonar muy simple para algunos, pero para otros puede ser un valiente paso para lograr la libertad financiera, especialmente para aquellos que no son muy dados a guardar algo de dinero en sus alcancías y cuentas de ahorro.

3. Usa tus tarjetas de crédito con responsabilidad

Las tarjetas de crédito son uno de los medios más eficaces para aumentar el poder adquisitivo. Son prácticas y útiles, sobre todo cuando se trata de hacer compras caras o cuando te quedas sin dinero en efectivo. También puedes ganar puntos o beneficios por cada compra que realices, que puedes utilizar para pagar parte de tus facturas en el futuro o incluso eximirte de pagar la tarifa anual de membresía de tu tarjeta.

Por otro lado, una tarjeta de crédito no puede ser tu aliada para lograr la libertad financiera, si pagarla supondrá un estrés. Intenta calcular la tasa de interés de una compra antes de realizarla con su tarjeta de crédito y piensa si vale la pena pagar el monto completo o no. 

Otra buena práctica para utilizar las tarjetas de crédito de forma responsable es no hacer compras que no puedas pagar. Es siempre un hábito financiero saludable pagar la totalidad de la tarjeta de crédito. Recuerda que un saldo acumulado será mucho más difícil de pagar en el futuro y ciertamente no querrás tener ese tipo de problemas.

4. Mantén un registro de tus gastos diarios

Registrar cada una de las compras que realizas a diario puede proporcionarte una imagen más clara y precisa de dónde va tu dinero. Este registro debe incluir incluso los gastos más pequeños, como una botella de agua de una tienda de conveniencia o unos nachos extra de la cafetería.

Si no te gusta apuntar las cosas, puedes utilizar aplicaciones de seguimiento de gastos para administrar tu presupuesto diario. Puedes organizar tus gastos en categorías como facturas, entretenimiento, transporte, compras, salud, comida, regalos, etc. 

Algunas aplicaciones también te ofrecen la opción de introducir tus ingresos mensuales, de modo que puedan calcular automáticamente el saldo que te quedará a final de mes, después de deducir tus gastos. Tómate uno o dos minutos para anotar tus gastos después de cada compra, esto te ayudará a entender a dónde va cada centavo.  

5. Planifica hoy los gastos de mañana

Además de anotar cada centavo que gastes durante el día, otro paso práctico que puedes dar para lograr la libertad financiera, es planificar el día de mañana con antelación. Esto no se limita a los viajes fuera de la ciudad o a otros viajes de aventura. También incluye actividades diarias, como el transporte a la oficina o a tu restaurante favorito, por ejemplo.

Tener un presupuesto planificado antes de salir a la calle te ahorrará gastos imprevistos e innecesarios. No te engañes pensando que es fácil no caer en la tentadora trampa de los carteles de liquidación, sobre todo cuando están en el escaparate de tus tiendas favoritas.

Sugerencia: intenta planificar con anticipación antes de irte a dormir. Así no tendrás que pensar en asuntos pendientes cuando te despiertes, porque ya tendrás un plan hecho para el día.

Continúa desarrollando tu educación financiera 

El mundo en el que vivimos sigue evolucionando, al igual que la forma en que gastamos y ganamos dinero. La independencia financiera puede significar que tengas suficiente dinero para cubrir las necesidades de tu familia en el futuro, aumentar tus ahorros a través de inversiones y mucho más.

Por eso es fundamental estar al día con las últimas tendencias. Conocer nuevas formas de ganar dinero puede ayudarte a sumar dinero extra a tus ahorros. Por ejemplo, puedes entrar en los mercados de valores, comprar y vender bitcoin, o encontrar otras oportunidades en las que puedas aplicar tus habilidades y generar ingresos adicionales.

Para continuar desarrollando tu educación financiera, puedes escuchar podcasts, asistir a webinars, realizar cursos gratuitos en línea o leer libros sobre gestión financiera y finanzas personales. También puedes consultar a tus amigos y familiares que tengan conocimientos en materia de dinero.

Lograr la independencia financiera no es un camino fácil, sin duda aparecerán algunos obstáculos en el camino. Cuando esto suceda, recuérdate por qué empezaste y por qué lo estás haciendo. Mantén una mentalidad positiva y enfócate en la meta.

Recuerda, al igual que cualquier otra meta, el éxito financiero no se consigue de la noche a la mañana. No dejes que los días malos te desanimen. Al contrario, desarrolla hábitos financieros saludables y ejercita habilidades prácticas en relación con el dinero que te impulsen cada vez más hacia el éxito y la estabilidad financiera. 

*El contenido de este artículo es solo para fines informativos. No debe interpretarse tal información u otro material como asesoramiento legal, fiscal, de inversión, financiero o de otro tipo.